Los pisos soñados para nuestra oficina

La elección de los pisos ideales para nuestras oficinas fue una tarea que nos inquietó durante un tiempo, ya que no estábamos seguros qué elegir, ante tanta oferta disponible. Afortunadamente, gracias a recomendaciones de colegas conocimos a Crisoland, y ahora somos nosotros quienes aconsejamos contactar y apoyarse en estos profesionales a la hora de elegir el mejor piso para su negocio o casa. Y es que, como sucede en todos los rubros, las novedades en materiales y técnicas de colocación, la experiencia en sí en el tipo de trabajo y otros factores son determinantes en el resultado final. Todos ellos son puntos que no debemos descuidar, ni aún tentados por un precio menor. Se sabe, un ahorro en el corto plazo puede significar una erogación mayor en el futuro, si ese menor valor responde a una merma de la calidad.

Nuestra mayor preocupación estaba en el área operativa, de fabricación y colocación de las estampas. Una zona en la que las superficies deben soportar el peso de las máquinas y el alto tránsito del personal e incluso algunos desplazamientos de aparatos. Lamentablemente, esta preocupación nació por experiencias anteriores, en las que el mantenimiento del piso resultó difícil, debido no necesariamente a la mala calidad del mismo, sino que obedeció a que la elección no fue la ideal con respecto al uso que tendría.

Aprendimos y comprendimos nociones básicas sobre las funcionalidades y características de los diferentes elementos, que componen las distintas opciones disponibles. Por ejemplo, para las zonas más exigidas la opción del vinilo estuvo descartada. A pesar de ser una opción que nos gustaba por su estética y faceta decorativa, descubrimos que su superficie es sensible a los golpes directos y en punta. También que existen opciones de Alemania, habituales en el país, que representan una oferta superadora en relación a la dureza en la variedad de pisos flotantes. Por todo esto y mucho más haber encontrado una empresa de esta jerarquía fue sin duda esencial para el éxito deseado.