Soluciones prácticas para nuestras oficinas

La productividad de nuestros talleres está estrictamente relacionada con la fluidez de todo el proceso de nuestro negocio, que posibilita que cada tarea se realice siempre en las mejores condiciones y con la mayor efectividad. Con este objetivo, colaboran varios aspectos, algunos a nivel de estrategias de mercado y planes específicos, y otros más pequeños y diarios, pero no por ello menos importantes. En este último grupo, consideramos cualquier cuestión de rutina, que puede afectar a los procedimientos de la cadena productiva.

La ubicación de algunas materias primas, por ejemplo, es uno de los elementos que consideramos y cuidamos; pues su correcto guardado asegura su duración y evita cualquier deterioro. La manipulación y los lugares en los que se ubica cada componente obedece a  un orden previamente establecido, que hace que todo funcione de forma cronometrada, para evitar imprevistos, manchas en las telas o problemas similares.

En este contexto, pequeños detalles como disponer de agua fresca para los empleados, debe integrarse armónicamente, en todo el conjunto. En nuestro caso, necesitábamos un suministro de bebida constante, pero a la vez reducir cualquier tipo de manipulación de bidones, por ejemplo, que pudiera amenazar la actividad de los talleres. La opción de los dispensers de Vitalis, empresa especializada en estos servicios, fue ideal para poder disponer de este insumo, pero a la vez poder mantenerlo “aislado” del resto del espacio de trabajo, ya que una vez instalado no es necesario moverlo o el recambio de botellones.